Salamanca, 20 de enero de 2020

Amanecimos con – 1 º C, temperatura invernal. Ha hecho mucho viento del noroeste y algo de llovizna. Ayer acabé por fin la lectura de las Poesías completas de Vicente Aleixandre (1.603 páginas). Hoy pretendo terminar La mujer de piedra. La caída del Imperio Otomano de Ali Tariq, para a continuación comenzar Costantinopla de Baptiste Touverey. También comenzaré a leer La isla de los ratones (hojas de poesía) 1948 – 1955, una selección de la mejor poesía de Visor Libros. Mientras escribo este post escucho Concerti con Oboe de Albinoni, a través de Spotify. Esta tarde daré un paseo con el Nacho por la rivera del Tormes que me entusiasma.

Salamanca, 5 de septiembre de 2019

Más que en verano, esto es ya tiempo de otoño con 11º C al amanecer. Esta noche he pasado frío por primera vez, hasta el punto de tener que cerrar la ventana de madrugada. Tras el desayuno me he puesto a preparar un salmorejo estilo cordobés, con tomates pera, telera de pan, aceite de oliva virgen de Yunquera, ajos, sal y vinagre añejo. Ah, y como recomienda en su libro de cocina Mª Pepa Estrada: Comer y callar (una reliquia de mi abuela este librito de 223 páginas y unas 230 recetas maestras), he añadido una yema de huevo. Poco vinagre y poca sal. Cuatro o cinco dientes de ajos, porque a nosotros nos gusta fuertecillo sabor de ajo. 300 ml. de aceite y unos 70 ml. de vinagre. Eso sí, bien morturado y batido con la batidora hasta quedar la espesura y color deseado. Y en la nevera hasta mañana. Pues aún nos queda ajoblanco para tomar hoy.

Estoy escribiendo este post escuchando los adagios de Tomasso Albinoni a través de Spotify. Ahora son las 12:00, inicio mi plan de lectura diario, terminando el tercer capítulo de El gran reformador. Francisco, retrato de un Papa radical de Austen Ivereigh. A continuación Lectura fácil de Cristina Morales, y al mediodía retomo las últimas páginas de la antología poética de Blas de Otero. La hora de siesta la mataré leyendo el Diario ≪Metropolitano≫ y el Diccionario de Filosofía de Ferrater Mora; en este avanzo menos de lo deseado, voy por Alejandrismo.

Todo
Gracias doy a la vida por haberme nacido.

Gracias doy a la vida porque ví los árboles, y los ríos, y el mar

Gracias en la bonanza y en la procela.

Gracias por el camino y por la verdad.

Gracias por la contradicción y por la lucha.

Gracias por aire y por cárcel.

Gracias por el asombro y por la obra.

Gracias por morir; gracias por perdurar.