Salamanca , 12 de agosto de 2019

Hoy nos hemos despertado con 8º C. Ayer la temperatura no ha subido de los 23 º C. Como ya he dicho en mi nota de pie de página nº 3, mi plan de lectura diaria consta de cuatro fases. 1ra.) Lectura de novelas – generalistas, históricas, policíacas o de intrigas – durante la mañana. 2da.) Lectura de ensayos – de cualquier índole pero primordialmente de estilo memorialista – durante el mediodía. 3ra.) Lectura de poesía, durante mediodía y siesta. 4ta.) Lectura de prensa diaria o revistas. La prensa por internet (fundamentalmente EL PAÍS, REPUBLICA, ABC, EL MUNDO, SUR, eldiario, 20minutos, EL ESPAÑOL, SALAMANCArtv AL DÍA, PÚBLICO, LIBERATION, The New York Times…). Las revistas que leo son las suscritas: Revista de Libros, Noticias Obreras y National Geographic España. También suelo seguir semanalmente las lecturas de los suplementos culturales de EL PAÍS: Babelia, de ABC Cultural, EL CULTURAL de EL MUNDO y Cultura de The New York Times. Mensualmente suelo estar al corriente de Letras Libres, LITORAL, INSULA, Cuadernos Hispanoamericanos, Ecologistas en Acción, Ajoblanco y Revista Oxígeno. He hablado esta tarde mediante WhatsApp con mi hijo Agustín que se encuentra en Trujillo (Perú) desde hace dos meses. Me siento muy reconfortado siempre que hablamos y compruebo que se encuentra feliz.

Salamanca, 11 de agosto de 2019

≪Por agosto frío en el rostro≫, llevo unos cuantos días durmiendo – que es un decir por mi insomnio persistente – mejor. Tengo que echarme una mantita. Ha amanecido con 13º C.

Hace tiempo que hubiese querido retomar estas páginas. La desidia o falta de costumbre, o más bien los temores de memorialista iniciático han provocado tanto destiempo. Me comprometo a que no vuelva a ocurrir..

Este diario va dedicado particularmente a mis hijos, a todos los que he querido y me han amado. Y por supuesto abierto al mundo global. 

He terminado, hace unos días, la tercera relectura del Diario de Miguel Torga. La primera los leí en castellano, la segunda en portugués y ésta tercera de nuevo en castellano. 

Adolfo Correia da Rocha, adoptó el seudónimo literario de Miguel Torga por Miguel de Cervantes y don Miguel de Unamuno. Y Torga es ARGOT al revés. Torga lo utilizó en homenaje a su iberismo, su cervantismo, su amistad con Unamuno y por su ascendencia trasosmontina. Varias veces visitó Torga a Unamuno – perpetuo rector de la Universidad de Salamanca – en Salamanca. Yo tuve oportunidad de conocerlo en persona en 1992 por el homenaje que se le rindió en Coimbra al otorgársele el Premio Camões – premio equivalente a nuestro Miguel de Cervantes que él inauguró – por toda su vida literaria. De familia campesina muy humilde se trasladó a Brasil con trece años donde pasó cinco años. Al regreso se formó como otorrinolaringólogo en la facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra. En Coimbra ejerció como médico y escritor hasta su muerte, no apartándose jamás de sus raíces en São Martinho da Anta. Fue naturalista y cazador muy apegado al terruño. Agnóstico y filopanteísta. Comunista crítico toda su vida. Contumaz iberista. Escritor convencido y contradictorio. Tocó todos los géneros, pero destacó sin lugar a dudas, en poesía y diarismo. Fue nominado varias veces al premio nobel, la primera en 1978, pero no se le concedió por las intrigas de sus correligionarios comunistas portugueses. Su contradicción permanente fue la disyuntiva: vitalismodesilusión. Adherido siempre a la querencia, su tótem:

A UM NEGRILHO
Na terra onde nasci há um só poeta.
Os meus versos são folhas dos seus ramos.
Quando chego de longe e conversamos,
É ele que me revela o mundo visitado.
Desce a noite do céu, ergu-se a madrugada,
É a luz do sol aceso ou apagado
É nos seus olhos que se vê pousada.
Esse poeta és tu, mestre da inquietação
Serena!
Tu, imortal avena
Que harmonizas o vento e adormeces o imenso
Redil de estrelas ao luar maninho.
Tu, gigante a sonhar, bosque suspenso
Onde os pássaros e o tempo fazem ninho!

No puedo dejar de mencionar a Torga sin citar una de sus notas más usadas por mí:

S. Martinho de Anta, 12 de julio de 1969. Siempre que vengo hasta aquí arriba, contemplo el  monte Marão y el Duero, y me pongo a pensar en la muerte, lo que más me entristece es no poderle dejar estos ojos a mi hija en el testamento.

Esa sería mi dedicatoria para mis hijos Macarena y Agustín.
Por último señalar que en este mes de febrero completé la lectura de la Obra poética completa de Antonio Colinas, es uno de mis poetas vivos preferidos.

Salamanca, 11 de julio de 2019

En plena canícula. Celebramos hoy la festividad de san Benito de Nursia. Patriarca de los monjes de Occidente y fundador de la orden de los benedictinos. En Montecassino, donde hizo construir un monasterio sobre las ruinas de un antiguo templo pagano. Allí redactó, hacia el año 540, su célebre Regla, que establece la humildad, la abnegación y la obediencia como ejes fundamentales de la vida del monje. El convento es definido como una comunidad aislada del mundo por la clausura y vinculada a él por la hospitalidad. Conocemos la vida de Benito gracias a los Diálogos de San Gregorio Magno. En la expansión definitiva de la Regla jugó un papel determinante el monasterio benedictino de Cluny que se extendió por toda Europa. El papa Pablo VI proclamó a San Benito patrón de Europa en 1964 con la carta apostólica «Pacis nuntius». En ella manifiesta que la escribe a la luz del impulso que San Benito dio al consorcio de los pueblos europeos, a la ordenación de la Europa cristiana y a su unidad espiritual.

De un lado de la imagen está una taza, por el otro, un cuervo, y por encima de la copa y el cuervo están inscritas las palabras: “Crux Sancti Patris Benedicti” (Cruz del Santo Padre Benito). En el margen de la medalla se representa la leyenda “Ejus en obitu nostro praesentia muniamus” (Permite que en nuestra muerte, ser fortalecido por su presencia).El reverso de la medalla lleva una cruz con las letras iniciales de las palabras: “Crux Sacra Sit Mihi Lux” (La Santa Cruz sea mi luz), escrito hacia abajo en la barra perpendicular. Las letras iniciales de las palabras: “Non Draco Sit Mihi Dux “ (No permitas que el dragón sea mi guía), en la barra horizontal. Y las letras iniciales de “Crux Sancti Patris Benedicti” en los ángulos de la cruz. Alrededor del margen están las letras iniciales del dístico: “Vade retro Satana, Nunquam Suade Mihi Vana – Sunt Mala Quae Libas, Ipse Venena Bibas” (Vete, Satanás, no me sugieras tus vanidades – mal están las cosas que tú pretendes, bebe tú, tu propio veneno). La diseñó el monje Desiderio Lenz, de la Escuela de Arte de Beuron en 1880 para el 1400º aniversario del nacimiento de San Benito, bajo la supervisión del prior de Monte Cassino, Rev. Bonifacio Krug (1838-1909).

El papel crucial de España en el aterrizaje en la Luna en 1969 en National Geographic del presente mes de julio. Del mismo número destaca El éxodo rohingya.En el próximo Babelia de EL PAÍS: Fascismos de ayer y de hoy. Una avalancha de libros analiza el ascenso actual de la extrema derecha, sus semejanzas y diferencias con los movimientos que sacudieron Europa entre las dos guerras mundiales.

Salamanca, 17 de junio de 2019

Por fin comienzo a escribir. Llevo años pensando en ello. Al final me he animado releyendo por tercera vez los Diarios de Miguel Torga. De Torga ya hablaremos, sin lugar a dudas uno de los escritores, que más ha influido en mi. Creo que he leído la totalidad de su obra. Hace años hice un trabajo sobre él – La Biobibliografía de Miguel Torga -. Fue en cuarto curso de la licenciatura de Documentación y lo publiqué en mi blog: bibliologia.info. De aquel blog ya habrá ocasión de retomarlo aquí en estas páginas.

Hoy es la fiesta de la Virgen de la Salud, patrona de Tejares. Como todos los años sufro durante unos diez días la conmemoración (novena, música, repicar de campanas, artilugios de ferias…). Cada vez más me cuesta asumir las celebraciones religiosas populacheras. Dichas “expresiones de creencias” distan mucho de la esencia de mi fe en Jesús de Nazaret el Xto. de nuestra fe.

Ayer tarde Claudia llegó pronto a casa, y nos acercamos a la Picosa paseando con Nacho. Fue un domingo primaveral. Finalice la lectura del Libro del desasosiego de Fernando Pessoa, que hace años no fui capaz de leer. Hay que reconocer el genio de Pessoa, pero su famoso libro al final resulta tedioso. Ni más ni menos que una opinión, que según Pessoa es una grosería, incluso cuando no es sincera.

También leí de un tirón (245 páginas) la novela autobiográfica El balcón en invierno de Luis Landero. Ha sido muy reconfortante la primera lectura del magnífico Landero. Aunque la novela que ha centrado la lectura de esta pasada semana ha sido la última obra de Paloma Sánchez-Garnica: La sospecha de Sofía

≪… La filosofía no solo se aprende en la universidad. La filosofía la llevamos todos dentro, o deberíamos llevarla, porque filosofía, por naturaleza somos curiosos, …. esa es la esencia de la filosofía, no la curiosidad innata que tanto enriquece el espíritu….Es obligación dudar de todo,… Todos llevamos la filosofía en nuestro  interior, es la base de nuestro pensamiento…. supone el fundamento de mi potencia creadora como ser humano. Filosofar es vivir tu propia vida, con sus más y sus menos, con tus altos y bajos, con tus aciertos y errores, los tuyos….≫ 

Y mi sorpresa ha sido descubrir una pequeña gran novela: La hija de la española de la venezolana Karina Sainz Borgo.  

 ≪… el amor es la única llave capaz de abrir la puerta al verdadero conocimiento…≫

Llevo 160 libros leídos en lo que va de año. Destaco algunos pocos más representativos.

Entre enero y febrero:

Entre marzo y abril:

Entre mayo y junio:

  • Silva, Daniel (2005). El confesor. Planeta. Barcelona.: un buen thriller.
  • Asensi, Matilde (2005). Iacobus. Plaza & Janés. Barcelona.: un clásico histórico.
  • Posteguillo, Santiago (2018). Yo, Julia. Planeta. Barcelona.: merecido premio.
  • Black, Benjamin (2019). Los lobos de Praga. Alfaguara. Barcelona.: último thriller de la colección de John Banville.
  • Dueñas, María (2018). Las hijas del capitán. Planeta. Barcelona.: me gustó.
  • Aranguren, Miguel (2018). J.C. El sueño de Dios. Homologens. Madrid.: no me gustó.
  • Bosmans, Phil (1980). Las flores del bien. Ediciones 29. Barcelona.: una delicia.
  • Fromm, Erich (1972). El arte de amar. Paidós. Buenos Aires.: releído, obra maestra.
  • Martín Gaite, Carmen (1996). Lo raro es vivir. Anagrama. Barcelona.: releído, imprescindible.
  • Muñoz Rojas, José Antonio (2000). Historias de familia. Pre-textos. Valencia.: releído, obra maestra.
  • Alonso, Julio (2018). Makerspaces. Espacios creativos en bibliotecas. Universo. Salamanca.: obra de un amigo.
  • Sánchez-Garnica, Paloma (2009). La brisa de Oriente. Espasa. Madrid.
  • Ng, Celeste (2016). Todo lo que no te conté. Alba. Barcelona.
  • Silva, Daniel (2019). Casa de espías. HarperCollins. Barcelona.:  último thriller del autor.
  • Sánchez-Garnica, Paloma (2010). El alma de las piedras. Planeta. barcelona.
  • Pessoa, Fernando (2002).Libro del desasosiego. Acantilado. Barcelona.: obra maestra.
  • Munro, Alice (2015). Escapada. PenguinRamdomHouse. Barcelona.
  • Xingjian, Gao (2002). El libro de un hombre solo. Planeta. Barcelona.: imprescindible.
  • Padura, Leonardo (2006). Adiós, Hemingway. Tusquets. Barcelona.: un clásico.
  • Asensi, Matilde (2006). Todo bajo el cielo. Planeta. Barcelona.: una gran novela histórica.
  • Rico, Francisco (2009). Mil años de poesía europea. Planeta. Barcelona.: imprescindible.
  • Sampedro, José Luis (1990). La vieja sirena. Círculo de Lectores. Barcelona.: no lo terminé.
  • Villar, Domingo (2019). El último barco. Siruela. Madrid.: fantástico thriller.
  • Tena, María (2018). Nada que no sepas. Tusquets. Barcelona.
  • Fermine, Maxence (2010). Nieve. Anagrama. Barcelona.
  • Leon, Donna (2016). Las aguas de la eterna juventud. Seix barral. Barcelona.: no me gustó.
  • Camilleri, Andrea (2018). El sobrino del emperador. Destino. Barcelona.: de lo mejor que he leído últimamente, magnífico y divertido.
  • Negrete, Javier (2012). La hija del Nilo. Espasa. Barcelona.: me ha decepcionado.
  • Tan, Amy (2001). La hija del curandero. Plaza & Janes. Barcelona.: imprescindible
  • Camilleri, Andrea (2007). El beso de la sirena. Destino. Barcelona.: magnífico.
  • Padura, Leonardo (2001). Vientos de cuaresma. Tusquets. Barcelona.: como todo lo de Padura.
  • Sánchez-Garnica, Paloma (2019). La sospecha de Sofía. Planeta. Barcelona.: lo último de la autora, ya lo comentaré.
  • Martín-Santos, Luis (2007). Tiempo de silencio. Seix Barral. Barcelona.:releído, único, imprescindible.
  • Bolaño, Roberto (2009). Los detectives salvajes. Anagrama. Barcelona.: debe leerse.
  • Stendhal (1995). La cartuja de Parma. Cátedra. Madrid.: releído, un clásico, imprescindible.
  • San Sebastián, Isabel (2018). La peregrina. Plaza & Janes. Barcelona.: clásico histórico.
  • Sainz Borgo, Karina (2019).  La hija de la española. Lumen. Barcelona.: un descubrimiento, que ya comentaré.
  • Morales, Cristina (2018). Lectura fácil. Anagrama. Barcelona.: un descubrimiento.
  • Landero, Luis (2014). El balcón en invierno. Tusquets. Barcelona.: de lo mejor que he leído, ya lo comentaré.
  • Leonardo (2019). National Geographic, mayo 2019. Barcelona.
  • Torga, Miguel (1988). Diario ( 1932- 1987 ) [ I ]. Alfaguara. Barcelona.: requete leído, de cabecera.
  • Asensi, Matilde (2019). Sakura. La esfera de los libros. Madrid.: lo último de la autora, algo tedioso.
  • Villar, Domingo (2009). La playa de los ahogados. Siruela. Madrid.: soberbio todo lo que escribe.
  • Villar, Domingo (2006). Ojos de agua. Siruela. Madrid.: soberbio thriller.
  • Landero, Luis (2017). La vida negociable. Tusquets. Barcelona.: hay que leer todo lo de este autor.
  • Landero, Luis (2012). Absolución. Tusquets. Barcelona.
  • Pamuk, Orhan (2015). Una sensación extraña. RandomHouseMondadori. Barcelona.: un nobel, hay que leer de él todo.
  • Martínez, Guillermo (2019). Los crímenes de Alicia. Destino. Barcelona.: me sorprendió y decepcionó.
  • Ibáñez, Andrés (2018). Un maestro de las sensaciones. Galaxia Gutenberg.: me decepcionó.
  • Piñeiro, Claudia (2019). Elena sabe. Alfaguara. Madrid.: me decepcionó.
  • Haratischwili, Nino (2018). La octava vida (para Brilka). Alfaguara. Madrid.: me sorprendió.
  • Pamuk, Orhan (2007). La larga sombra de la muerte. Siruela. Madrid.
  • Martínez, Guillermo (2018). Los ojos vendados. Seix Barral. Barcelona.
  • Ibáñez, Andrés (2018). El vendedor de tabaco. Salamandra. Barcelona.

Viendo las revistas del mes, amerita destacarse: Pórtico de la Gloria. La joya del románico recobra su esplendor de National Geographic. Merece la pena ojear siempre esta revista.