Salamanca , 23 de agosto de 2019

Arrancamos el día con 19º C, hará calorcito. ¡Dios mío, dame paciencia! ¡Dame paciencia, Dios mío! para las noches insomnes.

Se celebra la festividad de santa Rosa de Lima (aunque yo sigo la antigua del 30 de agosto), es la onomástica de mi prima Rosita – mejor dicho es mi hermana la mayor, con ella me crié -, y mañana se reunirán la mayoría de los Sevilla para celebrarlo; desgraciadamente no podré acudir. Ya tendré oportunidad de ir a Málaga por vacaciones en la segunda quincena de setiembre. Aquí en Salamanca extraño no poder divisar en el horizonte “la mar” y escuchar el sonido de las olas y sentir con las pisadas la arena. Hecho de menos: los espetos de sardina con tinto de verano y sandía, las uvas moscatel con queso manchego o dentro de un fresquito ajoblanco, los desayunos con la rosca de pan aún caliente sopeándola en un plato con aceite de oliva y los higos chumbos, y los helados de Casa Mira

Este pasado lunes 19: Con un prefacio de su puño y letra, el Santo Padre presenta un libro que recoge cinco años de reflexión sobre el trabajo de miles de asociaciones que, actuando como una “palanca de transformación social”, luchan por un estilo de desarrollo justo e inclusivo.

El profundo valor y los desafíos de cientos de asociaciones sociales que luchan contra la exclusión en el mundo es el tema central de la presentación que el Papa Francisco ha escrito para el libro “La irrupción de los Movimientos Populares: Rerum novarum de nuestro tiempo”. Esta edición, preparada por la Pontificia Comisión para América Latina, recoge las principales exposiciones de los Encuentros Mundiales que desde 2014 han congregado a miles de representantes de Movimientos Populares en distintas partes del continente americano.

En el último Babelia: Luis García Montero: “La corrupción de una sociedad empieza por la corrupción del lenguaje”.Concluí la relectura de Nada de Carmen Laforet, y estreno El jardín del hombre ciego de Nadeem Aslam que abre con la siguiente frase: La historia es el tercer padre. Continuo con El poeta en la calle de Rafael Alberti, leyendo ya sus obritas de teatro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .