Salamanca , 20 de agosto de 2019

Proseguimos con la otoñada en pleno agosto. 11º C cuando levantamos y unos 18º ahora al iniciar este post.

La Iglesia celebra hoy la festividad de san Bernardo de Claraval. En 1112 ingresó en el monasterio de Citeaux (cisterciense). A los 25 años, en 1115, Bernardo se fue con un grupo de compañeros a fundar y reformar la orden cisterciense, el monasterio de Claraval. La vida cristiana era allí tan intensa y fervorosa, por el atractivo estímulo de Bernardo, que en su monasterio llegaron a vivir 500 monjes, y desde allí se fundaron numerosos monasterios. Salía a predicar con una fuerza inagotable y siempre volvía rodeado de un grupo de personas convertidas que querían entregarse a Cristo. También participaba activamente de todo lo que pudiera afectar a la Iglesia, porque nada que tuviera que ver con Dios le podía ser ajeno. Se le considera el mayor apóstol del siglo Xll. Así, su orden contemplativa, que estaba desapareciendo, volvió a vivir. Cultivó y defendió la vida mística, basada en la ascética, y se opuso a cuanto pudiera empañar la auténtica experiencia mística…. el verdadero conocimiento de Dios puede obtenerse únicamente por medio de la humildad y del amor. Hay en su obra muchos elementos procedentes de la tradición agustiniana, de San Gregorio de Niza y del Pseudo-Dionisio, y hasta puede considerarse tal obra como una síntesis de las tradiciones teológicas y teológico-filosóficas latina y griega. Obras principales: “De gradibus humilitatis et superbiae”, “De diligendo Deo”, “De gratia et libero arbitrio”, “Sermones in Cantica Canticorum” y “De consideratione libri quinque”. Además escribió la regla monástica de la orden de los Templarios.

Rafael Alberti de manera muy sensual cuasi finaliza su El poeta en la calle

¡QUÉ fortuna tener ojos

para verte,

corazón para sentirte

y manos para tocarte

y pies 

para recorrerte!

Prosigo con Nada de Carmen Laforet, las peripecias de su personaje Andrea (una huerfanita ansiosa de cariño, un demonio de rebeldía) en medio de una familia caduca, menesterosa, infame, lamentable, sucia, parecían del siglo pasado…, de la posguerra civil española en Barcelona. Hace un año que se inició el movimiento de los jóvenes del mundo contra el cambio climático – véase efecto “isla térmica” – capitaneado por la niña sueca Greta Thunberg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .