Salamanca, 11 de agosto de 2019

≪Por agosto frío en el rostro≫, llevo unos cuantos días durmiendo – que es un decir por mi insomnio persistente – mejor. Tengo que echarme una mantita. Ha amanecido con 13º C.

Hace tiempo que hubiese querido retomar estas páginas. La desidia o falta de costumbre, o más bien los temores de memorialista iniciático han provocado tanto destiempo. Me comprometo a que no vuelva a ocurrir..

Este diario va dedicado particularmente a mis hijos, a todos los que he querido y me han amado. Y por supuesto abierto al mundo global. 

He terminado, hace unos días, la tercera relectura del Diario de Miguel Torga. La primera los leí en castellano, la segunda en portugués y ésta tercera de nuevo en castellano. 

Adolfo Correia da Rocha, adoptó el seudónimo literario de Miguel Torga por Miguel de Cervantes y don Miguel de Unamuno. Y Torga es ARGOT al revés. Torga lo utilizó en homenaje a su iberismo, su cervantismo, su amistad con Unamuno y por su ascendencia trasosmontina. Varias veces visitó Torga a Unamuno – perpetuo rector de la Universidad de Salamanca – en Salamanca. Yo tuve oportunidad de conocerlo en persona en 1992 por el homenaje que se le rindió en Coimbra al otorgársele el Premio Camões – premio equivalente a nuestro Miguel de Cervantes que él inauguró – por toda su vida literaria. De familia campesina muy humilde se trasladó a Brasil con trece años donde pasó cinco años. Al regreso se formó como otorrinolaringólogo en la facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra. En Coimbra ejerció como médico y escritor hasta su muerte, no apartándose jamás de sus raíces en São Martinho da Anta. Fue naturalista y cazador muy apegado al terruño. Agnóstico y filopanteísta. Comunista crítico toda su vida. Contumaz iberista. Escritor convencido y contradictorio. Tocó todos los géneros, pero destacó sin lugar a dudas, en poesía y diarismo. Fue nominado varias veces al premio nobel, la primera en 1978, pero no se le concedió por las intrigas de sus correligionarios comunistas portugueses. Su contradicción permanente fue la disyuntiva: vitalismodesilusión. Adherido siempre a la querencia, su tótem:

A UM NEGRILHO
Na terra onde nasci há um só poeta.
Os meus versos são folhas dos seus ramos.
Quando chego de longe e conversamos,
É ele que me revela o mundo visitado.
Desce a noite do céu, ergu-se a madrugada,
É a luz do sol aceso ou apagado
É nos seus olhos que se vê pousada.
Esse poeta és tu, mestre da inquietação
Serena!
Tu, imortal avena
Que harmonizas o vento e adormeces o imenso
Redil de estrelas ao luar maninho.
Tu, gigante a sonhar, bosque suspenso
Onde os pássaros e o tempo fazem ninho!

No puedo dejar de mencionar a Torga sin citar una de sus notas más usadas por mí:

S. Martinho de Anta, 12 de julio de 1969. Siempre que vengo hasta aquí arriba, contemplo el  monte Marão y el Duero, y me pongo a pensar en la muerte, lo que más me entristece es no poderle dejar estos ojos a mi hija en el testamento.

Esa sería mi dedicatoria para mis hijos Macarena y Agustín.
Por último señalar que en este mes de febrero completé la lectura de la Obra poética completa de Antonio Colinas, es uno de mis poetas vivos preferidos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .